domingo, 2 de noviembre de 2008

Burn In

(Postorming: lluvia de posts o después de la tormenta, según se mire)

Burn In en un término imaginario que viene a significar: Profesional que, aún teniendo motivos para estar Quemado, mantiene el Tipo, su Dignidad Profesional y Trabaja Honestamente para la Empresa que le paga en lugar de auto-compadecerse y auto-justificarse para bajar drásticamente su Rendimiento.

El término surgió de forma casual mientras manteníamos una especie de diálogo/lluvia de ideas online entre Eduardo Carrió y yo sobre el Tema del Burn Out. En la mayoría de las ocasiones, es muy difícil poder actuar sobre las Condiciones y la Organización del Trabajo, principales causas de este trastorno.

Sólo cabe recurrir a una buena técnica de Marketing Emocional. Aunque dicho así pueda sonar muy feo, no hay que olvidar que las Emociones no son más que otro Producto o Servicio que la Organización de la Empresa crea en sus Trabajadores. Y en nuestra mano está aceptar o rechazar esos servicios... como si fueran otra película de su video-club.

Para los que no compartan el término Marketing Emocional pueden elegir Inteligencia o Gestión Emocional. Sólo un detalle: La Emoción, como las Ideas, no se pueden ni gestionar ni controlar. Sólo podemos controlar y gestionar la Atención que ponemos en ellas.

Último recurso (o primero, según se mire): la Catarsis: Post-Terapia .

El Valor personal que le demos a nuestro Trabajo no tiene por qué coincidir con el Valor que le dé la Empresa. Personalmente, siempre he visto a las Empresas en las que he trabajado como un Cliente y he intentado ofrecerles una Labor Digna proporcional al Precio (Salario) que estaban dispuestas a darme por ella. Y en esa proporción, también entran las Emociones que se generan en el trato diario.

Indirectamente, este tema también salió en el Post Adversidad y Oportunidad... convertir una mala Organización del Trabajo en una fuente de crecimiento interior puede sonar un tanto surrealista... pero así empezaron muchas ONGs.

(Post compartido por Eduardo y Javier... por ahora)

No hay comentarios: