lunes, 15 de septiembre de 2008

Adversidad y Oportunidad

Después de leer los Artículos La Oración del Jefe 'Remasterizada' de Raúl Herrera y Las Leyes Universales de Laura Folleto, cabe preguntarse si las adversidades son tan malas como parecen, o si somos tan ignorantes que no sabemos aprovecharlas.

Y no es sólo si la botella está medio llena o medio vacía, o si estamos regidos por la Ley de Atracción o la Ley de Murphy. Sino si seguimos con el chip de la competencia o vamos entrando en el de la colaboración.

A estas alturas de la Crisis, no se ve ninguna alternativa. No hay grupos sociales emergentes (bien porque el Sistema se encarga de eliminarlos o de integrarlos) que ofrezcan una perspectiva de revolución similar a la burguesa.

Por lo que las únicas revoluciones que parecen emerger son las interiores. Esta Crisis que, en mi opinión, está perfectamente orquestada por el propio Sistema (conflictos armados en el eje del petróleo, inyección de dinero público en entidades hipotecarias,...), ofrece la oportunidad de lo mejor y de lo peor de nosotros mismos... lo mismo que ocurre en una guerra.

Lo cruel de todo esto es que la próxima guerra no será ni mundial ni civil. Sino personal o interior. Tácitamente, cada vez que firmamos un contrato de trabajo o una hipoteca (los pocos que puedan) estamos firmando un contrato social criminal. Intuitivamente, lo sabemos y es bastante difícil convivir con ello... la solución la vamos a tener que resolver cada uno personalmente por nuestra propia cuenta.