domingo, 27 de enero de 2008

Productividad

Era inevitable que apareciera este término en este blog. Así que ahí van los consejos más habituales que se suelen dar sobre este tema:
1.- Objetivos claros y diarios: Sin saber qué se quiere realizar, es fácil caer en distracciones. Establece por adelantado objetivos claros para cada día. Decide qué hacer y hazlo
2.- Primero, lo peor: Para evitar la “procrastinación” (palabra absolutamente inventada que quiere decir postergar tareas hostiles para hacer cosas más agradables), haz las tareas más pesadas temprano en la mañana. Esta pequeña victoria establecerá el tono para un día más productivo
3.- Momentos pico: Todos tenemos en el transcurso del día momentos en donde nos reconocemos más productivos, trata de amoldar tus actividades más importantes a estos 'picos'
4.- Mini-objetivos: Cuando vayas a empezar una tarea, no dejes de trabajar hasta que llegues al punto en el cual, de ante mano, habías decidido tomarte un descanso
5.- Temarios: Manda por adelantado un listado con los temas a tratar a los participantes de una reunión para mejorar el foco de la reunión y su eficacia. También es útil este método para las llamadas telefónicas
6.- Una cosa a la vez: Una vez comenzada una tarea, sigue en eso hasta que esté 100% terminada. No cambies de tarea en el medio. Cuando surjan distracciones, anótalas para después
7.- Selecciona y corta: Para realizar un gran proyecto, empieza por dividirlo en pequeñas y bien identificables tareas y complétalas una por una
8.- Ad-ons (agregados): Para incorporar un nuevo hábito, pégalo a uno de tus hábitos ya existentes. Regar las plantas después de almorzar. Enviar cartas de agradecimiento después de responder tu correo.
9.- No te olvides de lo importante de tu vida: Recuerda que no vale la pena ser productivo si no sabes bien para que quieres serlo

No hay comentarios: